Inicio | Equipo | Contacto | Información legal   

Asara

Que es Asara Entorno Actuaciones Reuniones Servicios Danos tu opinión Galeria
Molino de los Ojos Del Molino a la Rambla La Presa y el Canal Los Sotillos y el Puente Las dos Aguas y San Roque Otros

Las dos Aguas y San Roque

Arreglos completos

Dejamos el Canal haciendo su trabajo, pero,…¿qué pasa con el resto del caudal del río? Las aguas que extendidas a lo largo de la presa rebosan sus piedras se reúnen en el cauce original, que sigue su curso un poco más al sur que el canal y con una trayectoria casi paralela a este. Entre ambas vías de agua abrazan el curioso paraje natural de los Sotillos, descrito en otro capítulo
El río, separado un poco del viejo núcleo urbano por efecto de la presa, se acerca a otro barrio de San Esteban, el otro lado ; allí , en la margen izquierda , se encuentran la ermita de San Roque y las eras del mismo nombre, muy ligadas ambas a la vida festiva de San Esteban, tanto en su aspecto religioso tradicional (festividad del santo , salidas de la virgen), como en el más profano de los espectáculos taurinos , y donde el Duero sigue ofreciendo su presencia permanente aunque tímida, junto a los chopos que marcan la ribera.
Y efectivamente , si no desconocido , este tramo del Duero sanestebeño , si queda casi olvidado a pesar de que su entorno ofrece sosegados paseos entre los rumores del agua, que ya no está remansada, y los de las hojas de los árboles circundantes. Todo a un paso del pueblo.

Siguiendo este cauce, se llega a las Dos Aguas . No podía llamarse de otra forma el punto de reencuentro entre ambos brazos del río , un km. más abajo de la presa que los dividió. Este paraje de las Dos Aguas coincide, más o menos, con las últimas casas habitadas de San Esteban y prácticamente se denomina así a la zona de la margen derecha, única accesible desde el pueblo y donde en su día tuvo asiento una pequeña actividad de tenerías, o curtidos, que también le dieron su nombre.
Las Dos Aguas, ó Tenerías, ha tenido siempre un papel muy destacado en las procesiones marianas en que la Virgen del Rivero se decide a pasar al otro lado. Es el punto por el que la imagen , tan venerada en la comarca, accede y cruza el Duero por medio de un complejo y artesano sistema de puentes de troncos , que ya forman parte de la historia y las tradiciones locales .

Reunido de nuevo el río, arranca su despedida de las casas de la villa con sus aguas ya más ligeras y sin remansar en un cauce de 15 a 25 mts. de anchura , al que acompaña, en la misma margen derecha, una deliciosa senda entre chopos bien conocida por los pescadores ; dos Kms. más abajo se encuentra con la afluencia del Arroyo de Quintanilla. A lo largo de este trayecto, aunque con la separación suficiente para que el paisaje no se vea afectado, se encuentra un pequeño polígono industrial y más adelante, una planta depuradora de reciente instalación.
Sigue el Duero su tranquilo recorrido entre el arbolado que enmarca su cauce en busca de otros términos…. Soto , Velilla, más adelante Langa ……